Software CRM

crm

invierte en un CRM para tu empresa

"CRM es un término que realmente no es nuevo. Lo que es nuevo es toda la tecnología que permite hacer lo que anteriormente se hacía en las tiendas de barrio. El dueño tenía pocos clientes y suficiente memoria para saber qué le gustaba a cada cliente. Lo que hace la tecnología es permitirnos regresar a ese tipo de modelo".

Pero, ¿funcionan los CRM en todas las empresas?

Cambiar el modo de llevar a cabo el trabajo en las personas de una organización, puede suponer problemas de adaptación, muchos costes y mucha pérdida de tiempo y si no se tiene cuidado en la elección del CRM puede por consiguiente traer problemas en la implementación, puede resultar caro, poco efectivo e incluso perjudicial para la compañía.
 
La diferencia en que la implantación de un CRM esté abocada al éxito o al fracaso, corresponde al conocimiento y la habilidad que se involucran en el proyecto, reconocer qué errores puede cometer y cómo evitarlos, qué aspectos pueden ayudar y cuáles no. Además, contratar un servicio de consultoría antes de implementar un programa de gestión puede hacer la diferencia.
 
Los beneficios que se puede lograr por la implantación de un CRM pueden ser por ejemplo la disminución de costes de ventas y marketing automatizando y simplificando los procesos comerciales y de post venta; aporta mayor información de una manera más clara, ordenada y actualizada y dando accesibilidad a la misma a todas las personas que la organización considere oportuno y, no olvidemos que la información es el activo más importante de la empresa;  mejor seguimiento de actividades; ofrecer un mejor servicio a los clientes; descubrir a nuevos y potenciales clientes;  

En definitiva,

Desde mi punto de vista, es preciso destacar que aunque una empresa arranque una estrategia de CRM (aunque más que una estrategia arranca una oportunidad de crecimiento), no le garantiza que de inmediato o incluso a largo plazo empiece a obtener mayores beneficios de sus clientes, para que esto suceda, el CRM requiere ser parte de la cultura organizacional.
 
Para que CRM funcione correctamente, es necesario estudiar tanto las necesidades de la empresa como también las necesidades de los clientes.